Translate

viernes, 14 de noviembre de 2014

Carta 1 a Quijote

14 – Noviembre - 2014
Estimado Quijote:
Esta es la primera carta que te escribo. Me llamo Odette, tengo 44 años, seis menos de los que tú tenías cuando te creó Miguel de Cervantes, y nací y vivo muy cerca de Barcelona. Sé que al leer el nombre de esta ciudad no te alegrarás precisamente, puesto que en ella, en sus playas, te derrotaron y te vencieron, pero así es la vida , querido Quijote, y en un mismo lugar, como si de un cuadro se tratara, pueden compartir lienzo la muerte y la vida al mismo tiempo. Como si nada.


Antes de seguir adelante quiero confesarte dos cosas: una es que me siento orgullosa  de haber nacido aquí, de ser catalana, y la segunda cosa es que también soy española, y que no me avergüenzo de ello. Lo que sí me avergüenza es ver como los políticos, de aquí y de allá, se empeñan en enfrentarnos a unos contra otros para que nos odiemos. ¿Sabes?, no soporto a esos robots que todos hablan igual, sin decir nada, y que si pudieran nos robarían hasta nuestro último aliento sin pestañear mientras que ellos viven como reyes. ¿Qué es un robot?, te preguntarás…, pues imagínate a un espantapájaros que camina y habla porque de repente le han dado movilidad y voz, pero que su creador, que es quien piensa y los dirige, no les quiso poner corazón.

¿Sabes? ¿Quijote?, siempre cambio de canal cuando veo a uno de esos robots hablando por televisión pero el otro día , mientras estaba cocinando oí hablar a alguien cuya voz no sonaba robotizada y me paré a escucharle, quería saber quién era. Se trataba de un muchacho joven, con melenas. Llevaba una coleta y hablaba diferente, no era un robot, tenia corazón y se le notaba al hablar, por eso me emocioné al escucharle. Su nombre es Pablo Iglesias.


Antes de despedirme, querido Quijote, te diré el porqué de estas cartas que hoy he empezado a escribirte , y que seguirán... Quiero que conozcas el mundo en el  que vivo y algo de mi también, esa  es una de las razones, y la otra es que también quiero que las personas que no te conocen lo puedan hacer de una forma sencilla, fresca y amena, pues todo el mundo sabe quien eres, en general, pero la historia de tu vida, tu día a día, no es tan conocido por la gente  a la que no le gusta leer, por ejemplo, y les suenas  a algo aburrido, tedioso…, y lo entiendo perfectamente,  pues a mi me ocurrió lo mismo cuando mi padre me regaló la historia de tu vida en dos tomos enormes. Casi me da un soponcio al intentar descifrar por primera vez el arcaico castellano antiguo con el que está escrita tu vida.


Para llevar a cabo este objetivo,  el de que te puedan conocer, te iré comentando, a modo de carta  y a mi manera, cada capítulo de tu vida, esos capítulos que me entretuvieron de verdad, que me dieron que pensar y que me emocionaron tanto. Las cartas que te iré escribiendo las pondré en un blog, eso significa que las podrán leer todas las personas que quieran en un mismo momento y desde cualquier parte del mundo sin necesidad de que para ello tengan que pasar por la imprenta. Parece magia ¿verdad?, pero no lo es, ese es uno de los avances tecnológicos que existe en el mundo en el que yo vivo; hay muchísimos más que ya te iré contando pero por hoy,  con mi presentación y con la explicación del porqué de este blog, creo que es suficiente, así que me despido de ti con un abrazo, mi caballero.
* Odette *

P.D.  Intentaré escribirte una carta al mes, el mismo día, y para las personas que no tienen entre sus aficiones la lectura, como mi hermana Xemi, se lo pongo fácil: sólo tienen que leer lo que está escrito en rojo para saber de qué va cada carta.

2 comentarios:

  1. Bonito nombre Odette, bonita aventura la que inicias hablando con tu Quijote del alma.
    Seguiré tus pasos para enriquecer mi viaje.
    Paqui

    ResponderEliminar
  2. Gracias Paqui, es un lujo compartir esta aventura contigo. Un abrazo

    ResponderEliminar