Translate

viernes, 13 de febrero de 2015

Carta 4 a Quijote

14 - Febrero - 2015
Estimado Quijote:
El ceremonial a través del cual el ventero te ordenó Caballero es la muestra de que lo que es sagrado para unos para otros puede no serlo, pues la ceremonia que este ofició fue para todos puro teatro, excepto para ti.


Sin embargo, en la vida, hay cosas que sí son sagradas para todos, como el amor, por ejemplo, pues no conozco a nadie que pueda vivir sin él. ¿Sabes?, hoy, precisamente es el día de San Valentín, el día en el que en muchas partes del mundo las personas  que se quieren se lo demuestran haciéndose regalos.
En tu época ésta era una fiesta religiosa y al parecer el Papa que tenemos ahora : Francisco, quiere que lo vuelva a ser. Estaría bien que la iglesia católica evolucionara un poco, se llenara de alegría y regalara ese día  -con una nariz de payaso y a ritmo de rap, por ejemplo-  preciosas rosas rojas a todas las mujeres y niñas del mundo y a los hombres y a los niños, libros y cuentos. Eso es lo que hacemos el 23 de abril  -día de St. Jordi, patrón de Cataluña-  los catalanes, regalarnos rosas y libros. Así celebramos el día de los enamorados.
¿Sabes?, el  Papa Francisco ha sido el primer Papa en celebrar el día de San Valentín y lo ha hecho poniéndose una nariz de payaso y regalando sonrisas a cientos de enamorados ¡Bravo por él!, este nuevo Papa promete,  que siga así.

Ayyyy, el amor, querido Quijote, qué felices que nos hace y que tristes y solos nos deja cuando nos quedamos sin él.Yo propongo celebrar el "Día a mi gusto", el día del amor hacia uno mismo, para ir cultivando nuestra autoestima y así el día en el  que el amor de nuestra vida se vaya..., sepamos aceptarlo sin necesidad de tener que ir al psiquiatra , ni de tener que suicidarnos.
Propongo que ese día lo escoja cada uno a su antojo  -estaría bien un día a la semana- y que hagamos durante esa jornada lo que nos guste de verdad a nosotros, y a nadie más: tomar un baño de agua caliente con espuma, componer una canción, ir al cine o de "cacería  libresca" por bibliotecas y archivo -sé que hay personas que disfrutan  muchísimo con ello- , cocinar, bailar o no hacer nada..., pero es importante que estemos solos en nuestros "momentos zen".


Es imprescindible aprender a convivir con uno mismo de vez en cuando, para así  luego sobrevivir a las hecatombes de la vida  -esos terribles  momentos que a todos nos llegan-, agarrándonos con fuerza a nuestra divina fuerza interior.

Eso sí que es sagrado, el querernos y respetarnos a nosotros mismos y lo demás..., pues seguro que ya se andará ¿no te parece?

P.D. Estimado Quijote, antes de despedirme, tengo que decirte algo importante. Hoy hace justo una semana que perdí a una persona muy querida por mi : mi "Tieta Carme". Era la única hermana de mi madre y fue una persona muy especial  para mi, pues fue  como mi segunda madre . La vida la golpeó fuerte (con la muerte de su hijo Tito, a los 17 años), pero ella siempre se mantuvo firme , aquí en la tierra, intentado sobrevivir a ello y amando siempre a toda su familia. Tieta Carme: Mai t' oblidaré, descansa en pau...                

La teva neboda:  *Maite*  (éste es mi nombre real, hoy tenía que  ponerlo.Un abrazo y hasta pronto, mi caballero)

Tieta Carme :

  

                                      
                                                      
                                                                                                             
Cap.3

Mientras velaba sus armas - junto al pozo del corral
 -por falta de una capilla, - que sería lo ideal -, 
Don Quijote alzó su lanza, - invocó a su amada
y contra dos arrieros, - que al pozo se acercaron
sin intención de hacer mal, - arremetió sin piedad.
Apresuróse el ventero - a dar el ceremonial
que ordenara caballero - a su huésped demencial ;
antes de que su locura - pudiera agravarse más
le leyó algún manual, - simulando que rezaba
y tras una pescozada - y un fuerte espaldarazo
las dos doncellas también - hicieron un buen trabajo.
Aguantándose la risa - una le ciñó la espada,
otra le calzó la espuela - y dieron las dos palabra
de hacerse siempre llamar - Doña Tolosa una dama
y otra, Doña Molinera. - Y así, Quijote, flamante,
ensilló a Rocinante - y marchó de allí triunfante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario