Translate

jueves, 5 de marzo de 2015

Carta 5 a Quijote

06 - Marzo - 2015
Estimado Quijote:
Regresando a tu casa a por dinero, camisas y un buen escudero  -como bien te sugirió el ventero- , viste a un joven criado atado a una encina que era azotado por su dueño y a ese "caballero descortés" le ordenaste : " Desatad al muchacho, que atacar a una persona incapaz de defenderse es una actitud cobarde".
El mundo está lleno de cobardes, Quijote, en el tuyo y en el mío, eso no ha cambiado y todos lo sabemos, pues  ¿quién no se ha cruzado alguna vez en la vida con algún maltratador, a mayor o menor escala? . Yo creo que, en realidad, los maltratadores son personas con tan poca autoestima que necesitan demostrar continuamente ante los demás  -o ante ciertas personas-  lo importantes que son, aunque hay que tener mucho cuidado de no acusar por acusar, pues en ocasiones no se ha investigado nada y se ha metido en la cárcel a personas inocentes, y eso es muy grave.

Conozco muy de cerca el caso de una persona a la que acusaron falsamente de malos tratos -le metieron un año en la cárcel- y le destrozaron la vida. Por supuesto que hay que castigar al maltratador, pero siempre comprobando antes que toda la información recibida por parte del denunciante es cierta pues sino ¿quién va a confiar en la justicia si esta no es justa? .



Querido Quijote, con lo contento que ibas tras haber hecho tan buena obra -al menos esa era tu intención-  ¿quién te mandaba a tí lanzarte de cabeza hacia el berenjenal  en el que te metiste luego? ¿qué sentido tiene obligar a un grupo de mercaderes a decir que tu Dulcinea es la más bella dama? . Primero que ellos ni la conocían y luego que, suponiendo que la conocieran, quizás no lo fuera para ellos la más bella dama. Aunque ahí no sacaremos nada en claro porque eso forma parte de tu locura, que está tan enquistada en tí como tu bondad.


¿Sabes? ¿Quijote?, en tu mundo, a las personas que padecíais alguna enfermedad mental se os etiquetaba de "locos"  y se os metía  a todos en un mismo saco. Sin embargo, hoy,  eso ha cambiado a mejor, afortunadamente. Hay neurólogos y psiquiatras  -no me pidas que te explique la diferencia entre unos y otros-  que se ocupan de diagnosticar a cada paciente la enfermedad mental que padece y le tratan con medicamentos para curarle, y si eso  no es posible al menos le ayudan a mejorar su calidad de vida.

Hay que reconocer  que a pesar de que hay cosas que siguen igual de estancadas tanto en tu mundo como en el mío, otras, como la medicina y la tecnología, han avanzado muchísimo. Con este buen sabor de boca te dejo por hoy, mi caballero.

Un abrazo

*Odette*



Cap. 4


Don Quijote recordó - los consejos que el ventero
antes de partir le dio, - y por eso el caballero
se encaminó hacia su casa - a por camisas, dineros
y a por un buen escudero. - Iba pensando en ello
cuando de pronto escuchó - el llanto de un jovenzuelo
que, atado a una encina, - azotábale su dueño
mientras que le repetía : - "Ojos, listos ; lengua, queda".
"Prometo cuidar el hato, - señor mío, no me pegue",
suplicábale a su amo - el jovenzuelo Andrés.
Y entonces, Quijote, dijo: - "Caballero descortés,
atacar a una persona - incapaz de defenderse,
es una actitud cobarde". - "Castigo al muchacho éste
porque es tan descuidado - que me pierde las ovejas,
aunque él crea que le pego - porque me pide el sueldo
que según él yo le debo". - "Desatadlo y sin más réplica
pagad lo que le debéis - a vuestro criado Andrés",
dijo Quijote, airado -  Y el hombre prometió hacerlo
pero lo que hizo fue - azotar de nuevo a Andrés,
cuando marchó el caballero. - Iba Quijote contento
creyendo que su hazaña - había sido un gran éxito
cuando vio en el camino - a un grupo de mercaderes.
Quijote les obligó  - a decir de Dulcinea
que era la dama más bella - y al éstos no obedecer
cogió, Quijote, la lanza, - y arremetió contra ellos.
Y al final lo que ocurrió - fue que a nuestro caballero
le llovieron tantos palos - que terminó como Andrés,
desollado y medio muerto, - cual un San Bartolomé.

No hay comentarios:

Publicar un comentario