Translate

lunes, 16 de marzo de 2015

Carta 7 a Quijote

16 - Marzo - 2015
Estimado Quijote:
Tras verte llegar a casa en tan lamentable estado, tu gente más cercana decidió quemar los libros que causaron tu locura y fue el cura el encargado de realizar dicho escrutinio.


Uno de los libros que salvó fue "Galatea", de Cervantes - la primera parte - , yo no lo he leído, lo añadiré a mi lista de libros pendientes para leer. ¿Sabes? ¿Quijote?, por la forma en la que el cura habla de su amigo Cervantes se ve el sentido del humor que tiene tu creador. Ante una persona que es capaz de reírse de sí mismo, de sus propias desgracias, cómo él lo hace, me quito el sombrero. Yo no utilizo esos cubrecabezas, pero me haría uno de bien bonito sólo para quitármelo ante él, pues la ocasión lo merece.

Hablando de cubrecabezas, ha habido épocas en las que se han llevado más unos que otros, pues las modas van variando. En mi mundo, por ejemplo, se llevaron mucho las boinas, y ahora los que más se llevan son los gorros de lana para resguardarnos del frío y las gorras con visera para protegernos del sol. Y luego están los sombreros de alto copete llamados de diferentes formas según su diseño  - pamelas..., no estoy nada puesta en el tema - , cuya única utilidad es la de ser lucidos ante los demás como el plumaje del pavo real, sin más.
     


Y ¿cómo sería el sombrero que me haría yo para quitármelo ante tu creador ?, te preguntarás, pues..., no sé..., sí, ya lo tengo : me haría una chistera de mago y al quitármela saldría de su interior una varita mágica que se posaría suavemente sobre su hombro para concederle un deseo. Y ¿qué le pediría Miguel de Cervantes a la varita mágica?, seguro que la suerte con la que no nació. Desgraciadamente, ésta no siempre va acompañada del talento y de la calidad humana de las personas, dos cosas con las que sí nació tu creador.


Puedes sentirte orgulloso de ser hijo de Miguel de Cervantes, mi caballero, muy orgulloso.

Un abrazo

*Odette*

Cap.6

Abrieron el aposento - en donde estaban los libros
autores de todo el mal - y el cura al barbero dijo
que se los fuera pasando, - para así él poder decir
cuáles de ellos salvaría - y qué libro quemaría.
Fueron salvados los libros : - "Los cuatro de Amadís",
"Palmerín de Inglaterra", - el de "El pastor de Fílida", 
el de "El Tirante el Blanco", - "Tesoro de poesías"
y "Las lágrimas de Angélica". - Y mandó quemar los libros :
"Las sergas de Espladián", - "El caballero Platir",
"Don Olivante de Laura", - "El Palmerín de Oliva"
y "Las ninfas de Henares". - Cuando el cura vio el libro:
"Galatea", de Cervantes, - dijo que éste era su amigo
y que habría que esperar - la otra parte prometida,
ya que en la primera parte, - aunque algo proponía
con cierta buena invención, - nada en ella concluía.
También dijo de Cervantes - que de éste conocía
que más que versado en versos, - lo era más en desdichas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario