Translate

martes, 21 de noviembre de 2017

Carta 45 a Quijote

22 - Noviembre - 2017
Estimado Quijote:
La misma Maritornes que te ató, luego te desató ¡qué alivio! y después apareció en escena el señor oidor, que se enteró de que el mozo de mulas que les seguía lo hacía por amor a su hija Clara. Se enteró de ello gracias a uno de los criados del muchacho, que llegó a la venta para pedirle a Don Luís  -el mozo en cuestión- que volviera a su casa. Al parecer su padre se estaba muriendo de pena desde que él se marchó.

Luego llegó a la venta el barbero al que le robaste la bacía, y la emprendió contigo. Es lógico, querido amigo ¡le robaste su palangana! ¿qué harías tú si él te hubiera robado la lanza?


Después de tanto tiempo sin escribirte, querido Quijote, quiero contarte un par de cosas: una es que estoy bien y que estoy trabajando de nuevo. Me llamó mi ex jefe y he vuelto a mi ex trabajo. Y lo otro que quiero contarte es que con la que está cayendo ahora en España, quiero decirte lo que pienso al respecto:

Mira, ya sabes que no soy independentista, pero encuentro muy lícito que haya catalanes que lo quieran ser. A partir de ahí, tengo que decirte que encuentro una vergüenza lo que ha hecho el gobierno español ante la voluntad del gobierno catalán de querer dialogar con ellos -desde hace muuuchos años- para llegar a un acuerdo. El gobierno español se ha negado rotundamente a dialogar, no quiere ni oír hablar del independentismo catalán. Para ellos es impensable  prescindir del pulmón económico de España, parece ser, y supongo que por eso han aplicado el artículo 155, que viene a decir : "A obedecer todos y a pasar por el aro".

Con la aplicación del artículo 155 el mundo entero pudo ver como el pasado 1 de octubre -fecha en la que el gobierno catalán había convocado elecciones- la policía nacional pegaba -a porrazo limpio- a muchos de los ciudadanos que fuimos a votar: que "sí", que "no", o en blanco. Sólo queríamos votar.


Yo no sé como acabará todo esto -la represión que está ejerciendo el gobierno español contra el sector independentista está siendo muy dura. Me recuerda al franquismo-, pero pase lo que pase sólo pido una cosa: que salga el sol por donde salga no nos olvidemos nunca de sonreír. Eso es lo esencial.

Hasta pronto, mi caballero.

Un abrazo

       *Odette*

                                                                       Cap. 44

Tantas voces dio Quijote - que Maritornes fue aprisa
al pajar por desatar - al caballero asido,
que tras dar luego en el suelo, - levantóse en pie y dijo:
"A cualquiera que dijere - que he sido con justo título
encantado, le desmiento, - le reto y le desafío
a una singular batalla". - Y el ventero, que al oír
los gritos de Don Quijote - había salido, les dijo
a los caminantes que - Quijote andaba sin juicio
y era mejor ignorarle. - "Estamos buscando a un chico
que tendrá unos quince años - y dicen que anda vestido
siempre de mozo de mulas. - Seguro que está aquí
el muchacho que buscamos, - pues con mis ojos he visto
el coche que dicen que él - sigue desde su partida,
que es el del señor oidor, - y después de eso decirle
al ventero, aquellos hombres - entraron a por el chico,
que estaba allí durmiendo. - Despertaron al chiquillo
al tiempo que el caballero - Don Quijote se moría
y rabiaba de despecho - y saña al ver que allí
nadie hacía caso dél. - "Escuche, señor Don Luís,
(dijo al mozo un caminante) - ya puede salir de aquí
y dar la vuelta a su casa - sino quiere ver morir
de pena a su amado padre, - que está desde su partida
con deseos de morir". - Le miró atento, Don Luís,
y luego conoció que era, - el que le tenía asido,
el criado de su padre - y mirándole, le dijo:
"Volveré cuando lo quiera, - y no será hasta dar fin
a un negocio en el que - me van honra, alma y vida".
Y en eso, dijo el oidor: - "¿Qué es esto de raíz?"
"Esto es (dijo el criado), - que el caballero Don Luís,
que es hijo de su vecino, - va a permitir morir
de tristeza a su padre. - ¿no reconoce a este chico?
Y el oidor lo miró bien, - lo reconoció, y le dijo:
"¿Qué niñerías son esas, - o qué causa os ha movido
a venir desta manera - y en este traje vestido,
que dice tan mal de vos, - con su calidad, Don Luís?".
Y Don Luís dijo al oidor: - "La causa de mi venida
a pie y de tan vil traje - es que amo a su hija
desde el día en que la vi - y si usted no nos lo impide
hoy mesmo será mi esposa. - Por ella me vestí así,
por ella dejé a mi padre - y ahora que ya os he dicho
la verdad quiero que vos - me aceptéis por vuestro hijo".
Calló en diciendo esto - el enamorado chico
y el oidor, algo confuso, - suspenso y aturdido
por lo que dijo Don Luís, - le respondió, con sigilo:
"Si eso es lo que deseas - soségate y enseguida
vamos a considerar - lo que a todos mejor sirva".
Mientras con gran impaciencia - los criados de Don Luís
aguardaban a su amo, - llegó entonces allí
aquel barbero que fue - asaltado un buen día
por Quijote de la Mancha - y le robó la bacía,
diciendo que se trataba - del gran yelmo de Mambrino
y que a él pertenecía. - "Ah, ladrón que os tengo al fin!
¡dadme pronto mi bacía!", - díjole el barbero a gritos.
"Para que vean ustedes - (Don Quijote a todos dijo)
el error en el que está - este escudero que afirma
que es bacía lo que es yelmo, - que fue mío por legítima
y lícita posesión - por ganarlo en un conflicto
entre este señor y yo, - corre, Sancho, y saca aquí
el yelmo que este buen hombre - asegura que es bacía".
Sancho trújole y Quijote - lo tomó y luego dijo:
"Miren con qué cara puede - decir él que ésta es bacía
y no el yelmo que es". - Y a esta sazón Sancho dijo:
"En eso no hay duda alguna, - pues mi amo salvó su vida
al ponerse en la cabeza - aqueste yelmobacía".
                       

No hay comentarios:

Publicar un comentario